Los nuevos procedimientos para eliminar el exceso de grasa

El sobrepeso y la obesidad han sido una de las enfermedades de más rápido crecimiento en todo el mundo, la frecuencia con la que esta condición ocurre en la sociedad es realmente impactante. Las razones por las que surge este problema son variadas, tanto por la alimentación que los individuos implementan a base de comidas rápidas, como por el estilo de vida sedentario que no permite estimular la pérdida de calorías. Estos dos puntos son las causas principales por las que aparece esta grave enfermedad, pero también pueden estar dirigidas por cuestiones genéticas.

Muchos optan por alimentarse saludablemente y hacier ejercicio continuamente, pero puede que esto no sea muy factibles para un cierto número de individuos. Debido a que, muchas veces, realizar correctamente estas dos actividades no permite perder peso, es aquí cuando las clínicas ofrecen diversos procedimientos quirúrgicos y no quirúrgicos para la eliminación de grasa localizada. Así como existe la liposucción a través de la cirugía, también existe la remoción de la grasa a través de un método no invasivo, llamado lipo-láser.

Esta técnica se encarga de moldear al cuerpo de una manera más sencilla; estimulando la eliminación del exceso de grasa sin dañar los tejidos que rodean los depósitos de grasa. Este método es útil para moldear y perfeccionar la figura, para eliminar la grasa con más cuidado y para reducir la celulitis presente en la piel, así como otras afecciones cutáneas que pueden dañar su apariencia. Todo esto se hace con un láser que penetra en la piel. Este procedimiento no causa ninguna molestia.

El propósito general es hacer que el adiposo elimine el contenido de su estructura al intestino para que sea drenado y metabolizado posteriormente, al reducir la estructura de las células grasas, se reduce el centímetro de grasa en el paciente.

Este tipo de láser no funciona con calor, sino que utiliza una tecnología basada en el frío para penetrar en la piel del paciente. Hay una gran diferencia entre la liposucción y el lipo láser; el primero es responsable de eliminar las células de grasa, mientras que el segundo sigue manteniendo las células vivas. La grasa desprendida puede ser drenada por el sistema linfático, esto si la persona está sana, fomentando la reducción de tamaños. Al no ser un tratamiento invasivo, el paciente puede continuar con sus actividades diarias, sin ningún problema. Lo que se recomienda es que la persona realice ejercicios cardiovasculares para aumentar el flujo sanguíneo.

Las personas que se han sometido a este procedimiento tienden a notar que las áreas donde había más depósitos de grasa disminuyen y que los abultamientos generados por la adiposidad están desapareciendo gradualmente. La piel adquiere un mejor aspecto ya que la celulitis se reduce para que la piel se vea más inteligente y uniforme. Es fundamental aclarar que no existe un candidato ideal para este tratamiento ya que el lipo láser puede ser adecuado para todo tipo de cuerpo.

Los resultados se pueden notar desde la primera sesión, y los cambios pueden ser más significativos si la persona realiza un ejercicio. En cuanto a la regularidad con la que el paciente debe asistir a sus sesiones de lipo láser, suelen ser dos veces por semana en un período de cuatro a seis semanas, dependiendo de la zona, el tipo de piel y la cantidad de grasa que se encuentre.

Este tratamiento es apto para ambos sexos, por lo que si se desea eliminar el exceso de grasa en determinadas zonas y si se necesita cirugía, el lipo láser es definitivamente el mejor procedimiento ya que no requiere reposo para la cicatrización de las heridas y es indoloro. Además, es un tratamiento más económico, es por ello que en los últimos años muchas clínicas están apostando por este tipo de tratamientos, y para que haya éxito en este proceso, emplean el uso de herramientas de marketing y de Corposuite.